GUÍA PRÁCTICA SOBRE POS PARA TIENDA ONLINE: ¿DIFERENCIA ENTRE TPV Y POS?

Las siglas TPV corresponden a los términos “terminales punto de venta” mientras que POS hace referencia a los términos anglosajones “poing of Sale”. Los mismos hacen referencia al lugar concreto donde se produce el pago de los artículos que uno compra y, por tanto, donde se perfeccionan las ventas. Son de gran utilidad tanto en los negocios convencionales como en los negocios online sea cual sea la modalidad en la que se use.

Los POS o TPV suelen confundirse con los clásicos datáfonos de las tiendas, cuando en realidad son mecanismos mucho más complejos formados por un software y un hardware.

¿Existe alguna diferencia?

Suponen diferentes nombres para el mismo sistema. La función es la misma mientras que lo único que cambia es el nombre. Lo que sí existe dentro de un POS o TPV son diferentes modalidades para el mismo fin: los pagos.

FUNCIONES

Los terminales puntos de venta o POS son usados para realizar los procesos de venta de un establecimiento o negocio, como la transacción del dinero, las facturas, tickets o incluso el control del stock. De manera general, podríamos decir que los productos o artículos de una tienda, son clasificados según un número de seguimiento o un código de barras con el que pasan a estar integrados para su control en el software del POS y son controlados por alguno de los elementos del hardware (como una caja registradora o un lector de código de barras).

Correctamente configurados se utilizan para acelerar los procesos y lograr una organización más eficaz de las tareas relacionadas con los procesos de venta, con el fin de que las operaciones comerciales se realicen de manera más fácil, desde el pago del producto hasta el control del mismo en el stock, pasando por la creación de una factura o ticket de venta con los detalles sobre la transacción.

COMPOSICIÓN

Estas herramientas, como te decíamos, cuentan con dos elementos clave: el software y el hardware. Dependiendo de si tienes un negocio offline o uno online, estos elemenetos van a variar. Por ejemplo, en el caso de una tienda convencional, puedes necesitar, por ejemplo, un datáfono pero el mismo, a la vez, debe tener instalado un software capaz de, identificar los datos de la transacción y lograr que el dinero llegue a la cuenta. Si tienes una tienda online necesitarás una aplicación de software así como un mecanismo de hardware como un identificador de números de tarjetas de crédito.

El hardware, en definitiva, da cuenta de los equipos modulares o compactos del POS. Se trata, por tanto de una CPU, un teclado, una impresora de tickets, una caja registradora o un lector de códigos de barras. Podríamos decir que es la parte “externa” del sistema. El software, en cambio, es el programa que se instala y usa el vendedor con el fin de conectar los productos y transacciones con el mundo exterior. Este programa hace operaciones de manera rápida y sencilla, como controlar el stock a medida que llegan paquetes de los proveedores o se realizan

ventas y es el que se encarga, también de traducir los datos que recibe el hardware para identificar qué información se le está dando. Existen diferentes variedades de software: unos pueden ser genéricos y otros específicos. Cabe destacar que en estos programas se almacena información importante e incluso a veces confidencial relacionada con el negocio.

DIFERENTES SISTEMAS POS

Sistema POS tradicional es el sistema que se encuentra únicamente en la red de los ordenadores de un establecimiento, por ello, no se puede acceder a la información de las demás sucursales o centros. Por tanto, está circunscrito a un determinado ámbito de actuación.

El sistema POS en la nube es aquél mas novedoso, con el que puedes controlar las operaciones de manera remota y, a su vez, desde un dispositivo electrónico concreto, en tiempo real. Por tanto, si quieres controlar los procesos de alguna sucursal de un negocio, incluso si uno es online y otro offline, puedes hacerlo de manera sencilla.

El POS en la nube sin una conexión a internet fue creado para dar solución a aquellos empresarios reacios a los sistemas de internet. Permite el manejo del establecimiento en caso de que la conexión a internet sufra fallos. En el momento que se restablezca la conexión, la información introducida se subirá automáticamente a la nube, sin ningún tipo de operación extra.

RECOMENDACIÓN DE POS PARA NEGOCIOS

Conscientes del auge de las tiendas que operan tanto de manera física como virtual, el gigante del ecommerce Shopify ha dado la clave a los usuarios para poder disponer de herramientas que controlen tanto las tiendas físicas como virtuales o, incluso, sólo una de ellas.

En este marco ha nacido Shopify POS, que es una herramienta para integrar puntos de venta directamente controlables desde el panel de control de la tienda Shopify, por lo que es requisito imprescindible abrir una, al menos, para poder coordinar el catálogo y los pagos con ella.

Las funcionalidades de esta herramienta no son homogéneas en todo el mundo sino que existen varias diferencias, por ejemplo en España, es necesario para procesar pagos con esta herramienta autorizarlos desde Authorize.net.

 Lo esencial para poder usar esta herramienta es tener un dispositivo Android o Apple y la tienda de Shopify, incluso si solo operas de manera convencional pues para controlar el catálogo o stock así como los pagos de tu cuenta es necesario tenerla constituida aunque sin lanzarla en internet. De si operas online u offline dependerán los equipos a los que unir la aplicación, como lectores de tarjetas  o lectores de códigos de barras o incluso impresoras (conviene recordar que existe un kit de hardware que se puede adquirir desde la tienda de Shopify), que deben ser compatibles con la aplicación, por tanto, no vale cualquier equipo físico.

La finalidad de esta herramienta es, por tanto, realizar compras en tu tienda de manera espontánea. Por ponerte un ejemplo:

¿Sus funcionalidades? Son muchas y muy variadas, destacando,el aumento de ventas, tanto online como offline, la sincronización de los catálogos y control del stock, la aceptación de pagos en cualquier lugar (y con cualquier lugar también nos referimos a los lugares físicos o virtuales), avisos cuando los productos están agotándose, envío directo de facturas a los clientes, el cambio automático de moneda e imposición y cálculo de tasas e impuestos, controlando la fiscalidad de las tiendas. Mas info